¿Tienen el mismo potencial reproductivo los ovocitos inmaduros que los maduros recuperados del mismo ciclo de estimulación?

SARAI ARRONES | EMBRIOLOGÍA Yes Reproducción
01-03-2019
higiene

Reproductive Biomedicine Online | Enlace


INTRODUCCIÓN

Habitualmente, el 85% de los ovocitos recuperados tras un ciclo de estimulación ovárica son maduros (estadio de metafase II, MII) y útiles para realizar ICSI. El 15% restante son inmaduros, un 4% se encuentran en estadio de metafase I y el 11% en estadio de profase I (vesícula germinal, VG). Los ovocitos inmaduros se suelen descartar, lo que, cuando la respuesta ovárica ha sido óptima, no afecta normalmente a las probabilidades de conseguir un embarazo. Sin embargo, en algunos casos en que se obtiene un alto porcentaje de ovocitos inmaduros, el rescate y uso de éstos podría ser de gran utilidad.

Algunos estudios apuntan que los ovocitos recuperados tras un ciclo de estimulación de la ovulación en estadio MI o VG que se maduran in vitro (IVM) tienen un menor potencial reproductivo que los ovocitos hermanos madurados in vivo. Por este motivo, el rescate de los ovocitos inmaduros no es un procedimiento habitual en la práctica clínica y hay pocos nacimientos descritos.

La aplicación práctica de la maduración de ovocitos MI es complicada por ser muy variable el tiempo que tarda en ocurrir entre ovocitos en este estadio, y por ser de difícil encaje en la actividad asistencial habitual de los laboratorios de FIV, pues ocurre la mayoría de las veces en horario nocturno.

Por otro lado, las vesículas germinales que alcanzan el estadio de metafase II antes de las 24 horas de cultivo aproximadamente, muestran patrones de activación ovocitaria similar a los ovocitos madurados in vivo, lo que sugiere normalidad funcional. A la hora de incorporar a la rutina del laboratorio la maduración de ovocitos VG, un tiempo de maduración aproximado de 24 horas obvia el inconveniente logístico comentado anteriormente para los ovocitos MI. Por todo lo anterior, los autores del presente estudio se propusieron evaluar el rescate de los ovocitos VG madurados in vitro antes de las 24h, microinyección de estos y cultivo embrionario hasta el estadio de blastocisto y posteriormente realización de cribado de aneuploidías.

Trabajo original

“Do immature and mature sibling oocytes recovered from stimulated cycles have the same reproductive potential?”.

Reprod Biomed Online. 2018 Dec;37(6):667-676

Escrich L, Galiana Y, Grau N, Insua F, Soler N, Pellicer A, Escribá MJ.
Reproductive Biomedicine Online, Enlace

MATERIAL Y MÉTODOS

Se incluyeron 17 pacientes que tras estimulación de la ovulación y punción folicular, realizada a las 34-36 del desencadenamiento de la ovulación con 6500 UI hCG, tuvieron 6 o menos ovocitos MII y 4 o más ovocitos VG. Se obtuvieron 197 ovocitos, de los cuales 80 fueron maduros MII, 18 PI y 99 inmaduros en estadio de vesícula germinal. Tres de estos últimos fueron descartados por presentar un citoplasma oscuro. Los 96 ovocitos inmaduros VG se cultivaron en un sistema time-lapse durante 24 horas y aquellos que maduraron en este periodo se microinyectaron y se cultivaron hasta estadio de blastocisto (día 5/ día 6 de cultivo embrionario). Los blastocistos obtenidos se biopsiaron para un análisis genético de aneuploidías y se vitrificaron hasta su transferencia en un ciclo posterior. Mediante sistema time-lapse se analizó de forma retrospectiva la morfocinética de estos embriones, en comparación con los embriones obtenidos de los ovocitos hermanos maduros del mismo ciclo de estimulación.

RESULTADOS

El 60,8% (67) de las 96 vesículas germinales maduraron y llegaron hasta el estadio MII en menos de 24 horas. Gracias a los ovocitos madurados in vitro, el número de ovocitos MII útiles para la ICSI aumentó notablemente para cada paciente.

El 64,2% (43) de los ovocitos madurados in vitro fecundaron, tasa comparable con el 75% de fecundación de los ovocitos madurados in vivo. Esto aumentó, por tanto, el número de cigotos disponibles por ciclo y por paciente gracias a este método.

En cuanto a la morfocinética no se detectaron diferencias significativas para ninguna de las variables estudiadas entre los embriones, independientemente de su origen (ovocitos madurados in vitro vs in vivo). También se obtuvieron tasas de formación de blastocisto comparables entre ambos grupos. En ambos grupos se consiguió una media del 32% de blastocistos de buena calidad aptos para la biopsia. Esto supuso obtener 14 blastocistos en el grupo de estudio

El 50% (7 de 14) de los embriones que provenían de ovocitos IVM fueron euploides. Esto supone que 7 de las 17 pacientes obtuvieron blastocistos euploides extra gracias a este método. Incluso en uno de estos casos, en el que solo se obtuvieron ovocitos inmaduros, el método permitió evitar la cancelación del ciclo y la obtención de un blastocisto euploide. Tres de estos blastocistos se transfirieron en ciclos posteriores de criotransferencia y uno ha dado lugar a un embarazo y al nacimiento de un niño sano. A pesar de que la tasa de embarazo por paciente aumenta, no es estadísticamente significativa ya que solo se consiguió embarazo en 1 de las 3 transferencias. El resto de embriones aún no han sido transferidos ya que se priorizó la transferencia de los embriones que provienen de ovocitos madurados in vivo.

DISCUSIÓN

El estudio propone una estrategia que puede ser interesante en algunos casos en que hay pocos ovocitos maduros disponibles para ICSI, a pesar de que son necesarias más evidencias que lo apoyen. Se confirma la tesis que de que hay una subpoblación del 70% de vesículas germinales que tienen potencial de madurar espontáneamente al estadio MII, ser fecundados y dar lugar a embriones que pueden llegar a formar blastocistos de buena calidad, con un desarrollo morfocinético similar a sus ovocitos hermanos maduros recuperados en el mismo ciclo. Además, se confirma que tienen potencial de dar embarazos y nacimientos de niños sanos.

La principal limitación del estudio reside en la incapacidad de comparar los resultados del análisis genético de aneuplodías con los embriones obtenidos de ovocitos madurados in vivo ya que estos no fueron biopsiados. De esta forma, no se puede determinar si la técnica de maduración in vitro aumenta el riesgo de aneuploidías, como proponen algunos estudios.

2019-03-01T10:38:55+00:0001/03/2019|Categorías: Ciencia e Innovación, Novedades|

Déjanos tu comentario