Relación entre la morfología y la implantación de blastocistos euploides humanos


 

SARAI ARRONES | EMBRIOLOGÍA YES! Reproducción


03-06-2019

INTRODUCCIÓN

La evaluación de la calidad embrionaria se ha basado tradicionalmente en criterios morfológicos. Con el incremento actual de ciclos en los que se realizan test genéticos preimplantacionales (PGT), las criotransferencias de un único blastocisto euploide han aumentado significativamente. Esto nos permite profundizar en la capacidad pronostica de los criterios morfológicos de este tipo de blastocistos, con el objetivo de mejorar la selección embrionaria y por tanto el éxito de los tratamiento de FIV.

Gardner publicó en 1999 un sistema de clasificación de blastocistos basado en el grado de expansión, morfología de la masa celular interna (MCI) y trofoectodermo. Este sistema se ha utilizado durante 20 años para clasificar los blastocistos y seleccionar el mejor candidato para la transferencia y, a pesar de que es subjetivo, sigue siendo clave para el proceso de selección embrionaria.

El presente estudio se propone determinar si la clasificación morfológica de Gardner o alguno de sus componentes en concreto se asocia con una mejora en los resultados de ciclos de criotransferencias de blastocistos euploides.

embrion

Revista de procedencia: Reproductive Biomedicine Online | Enlace


MATERIAL Y MÉTODOS

En este estudio retrospectivo se analizan criotransferencias de un único blastocisto euploide. Se incluyeron 2236 embriones correspondientes a 1629 pacientes que llevaron a cabo este tipo de criotransferencias.

A todos los embriones se les realizó eclosión asistida en día 3 mediante laser, y se  cultivaron hasta estadio de blastocisto (día 5/día 6 de cultivo) y se biopsiaron previamente a la vitrificacion para llevar a cabo un análisis genético de aneuploidías con una plataforma qPCR o bien mediante NGS.

Por otro lado, los blastocistos se clasificaron según el sistema de Gardner previamente a la biopsia. El grado de expansión se define del 1 al 6, siendo 1 el blastocisto que inicia la cavitación, 2 el blastocisto temprano, 3 el blastocisto completo, 4 el blastocisto expandido, 5 el blastocisto que inicia la eclosión y 6 el blastocisto eclosionado que ha abandonado la zona pelúcida. La MCI se clasifica de la A a la D según el número de células que la forman y la compactación de éstas, siendo A la puntuación más alta y D la más baja. El trofoectodermo se clasifica, al igual que la MCI, de la A (mejor calidad) a la D (peor calidad) según la cantidad de células que la forman y el tapiz que forman.

Se eligieron los blastocistos euploides para la transferencia, priorizando aquellos que se biopsiaron en día 5 frente a los que se biopsiaron en día 6 y, entre los que se biopsiaron el mismo día, se priorizó la calidad de la MCI, seguido del grado de expansión del blastocisto y finalmente de la calidad del trofoectodermo.

Trabajo original

“The correlation between morphology and implantation of euploid human blastocysts”.

Reproductive Biomedicine Online. February 2019. Volume 38, Issue 2, Pages 169–176

Taraneh Gharib Nazem, Lucky Sekhon, Joseph A Lee, Jessica Overbey, Stephanie Pan, Marlena Duke, Christine Briton-Jones, Michael Whitehouse, Alan B Copperman, Daniel E Stein

Reproductive Biomedicine Online, Enlace

RESULTADOS

No se encontró correlación entre la tasa de embarazo y la de niño nacido vivo con la edad materna, IMC, tipo de preparación endometrial y tipo de análisis genético llevado a cabo. Sí que se detectó relación con el grosor del endometrio y con el día de la biopsia (mayor si eran de calidad óptima para biopsiar en día 5 frente a los de día 6).

Analizados de manera independiente, como era lógico esperar, los embriones con mayor grado de expansión, y mejor calidad de trofoectodermo y MCI tuvieron mejores resultados clínicos.

Cuando se analizaron los tres criterios a la vez, la calidad de la MCI fue el mejor predictor de los resultados de embarazo cuando se analizó independientemente de las otras variables. Los embriones con una MCI grado C, independientemente de la calidad del trofoectodermo y del grado de expansión, tuvieron una menor probabilidad de embarazo clínico, embarazo evolutivo y de nacido vivo que los blastocistos de máxima calidad (6AA).

DISCUSIÓN

No todos los blastocistos euploides tienen la misma capacidad de implantación. Los resultados del estudio sugieren que la morfología de los blastocistos euploides biopsiados y posteriormente vitrificados se relaciona con la tasa de embarazo, por lo que debería ser considerada para la selección embrionaria. El criterio morfológico con mayor capacidad predictiva es la masa celular interna, siendo su capacidad de predicción mayor que la de otros componentes de la clasificación embrionaria. Estos resultados se oponen a estudios previos que daban prioridad a la calidad del trofoectodermo o el grado de expansión. Dentro de las limitaciones de este estudio se encuentra que todos los embriones sufrieron eclosión asistida en Día 3, lo que puede haber influido en el grado de expansión del blastocisto.

Sarai Arrones
Laboratorio - Embriología en CEIFER Biobanco | Artículos

2019-06-25T13:52:30+00:00 31/05/2019|Categorías: Ciencia e Innovación, Novedades|

Déjanos tu comentario