Relación entre la contaminación del aire del exterior del laboratorio durante el cultivo in vitro y los resultados de transferencia de embriones vitrificados-desvitrificados.


 

MARÍA MUÑOZ SÁNCHEZ | EMBRIOLOGÍA CLÍNICA, H.U. Virgen de las Nieves de Granada


03-06-2019

INTRODUCCIÓN

La contaminación atmosférica tiene un gran impacto en la salud reproductiva humana. Sin embargo, la influencia de la contaminación atmosférica exterior del laboratorio en las tasas de gestación tras transferencias de embriones en fresco es controvertida. Debiéndose, las discrepancias, a los distintos periodos de los ciclos de FIV/ICSI considerados (estimulación de la ovulación, cultivo embrionario y post-transferencia) y a la variable final analizada (implantación, embarazo, aborto y nacido vivo).

Todos los estudios realizados hasta la fecha no han analizado la influencia de la contaminación atmosférica del exterior sobre los embriones desvitrificados, por lo que los resultados no incluyen a las parejas que realizan, con mayor frecuencia cada vez, ciclos con transferencias diferidas o simplemente criotransferencia de embriones sobrantes.

Por lo que el objetivo de este estudio fue investigar la relación de seis contaminantes atmosféricos del exterior con los  resultados de transferencia de embriones frescos y desvitrificados.

contaminación

Revista de procedencia: Human Reproduction | Enlace


MATERIAL Y MÉTODOS

El presente estudio es un análisis retrospectivo entre enero de 2013 y diciembre de 2016 que incluye a 11148 pacientes que contribuyeron a 16290 ciclos de transferencia. Por un lado, 9553 pacientes recibieron 10991 ciclos de transferencia en fresco, resultando 5409 nacidos vivos, y por otro, 4013 pacientes recibieron 5299 ciclos de transferencia de embriones desvitrificados, resultando 2263 nacidos vivos. La exposición de contaminantes del aire exterior se presentó como concentraciones promedio diarias durante la duración del cultivo de laboratorio (desde el día de la punción folicular hasta la transferencia o vitrificación embrionaria). El estudio se basó en datos de monitoreo regional de contaminantes atmosféricos en tres estaciones de control de contaminación diferentes, ajustadas según la distancia al laboratorio. El laboratorio contaba con filtros HEPA con un adecuado mantenimiento. No se realizó medición de la calidad del aire del laboratorio.

Trabajo original

“Association between outdoor air pollution during in vitro culture and the outcomes of frozen–thawed embryo transfer”.

Hum Reprod 2019;34:441–451.

Wang x, Cai J, Liu L, Jiang X, Li P, Sha A, Ren J.

human reproduction, Enlace

RESULTADOS

Cuando se estudió la relación de cada contaminante atmosférico de forma aislada y los resultados de FIV (embarazos clínicos y tasa de nacido vivo) en ciclos de transferencia en fresco, se observó que a mayores concentraciones de SO2,  menores eran las tasas de embarazo clínico. Sin embargo, al asociarlo con la tasa de nacido vivo no tenía influencia. En cambio, concentraciones de SO2 y O3 altas se relacionaron de forma significativa con menores tasas de embarazo clínico y nacido vivo en transferencia de embriones desvitrificados.

Al asociar los parámetros embrionarios con los compuestos atmosféricos del exterior, comprobaron que los niveles elevados de SO2 tenían una correlación significativamente positiva con el número de células en Día 3 (división rápida), aumento de la fragmentación y división no sincronizada. Por el contrario, se correlacionaron negativamente con la tasa de criosupervivencia.

Por otro lado, concentraciones elevadas de ozono estaban correlacionadas significativamente con embriones de división lenta en Día 3. La exposición a SO2 y O3 también se relaciona con una mayor proporción de blastulación retardada, aunque las tasas generales de blastulación no se vieron afectadas significativamente.

DISCUSIÓN

Estos autores han demostrado una asociación negativa entre las concentraciones de dióxido de azufre y ozono en el aire del exterior de la unidad de FIV y las tasas de nacidos vivos después de los ciclos de transferencia de embriones desvitrificados. Por el contrario, no se observa esta relación tras la transferencia de embriones en fresco.  Lo que sugiere que este efecto diferencial que provocan los agentes contaminantes atmosféricos del exterior en los resultados de transferencia de embriones desvitrificados comparados con embriones en fresco podría estar relacionado con los procesos metabólicos que ocurren durante la crioconservación. Estos contaminantes atmosféricos pueden afectar a las rutas metabólicas necesarias para soportar el estrés físico y químico (destrucción de las membranas celulares, redistribución del citoesqueleto, disfunción de orgánulos, cambios de pH y desnaturalización de proteínas) que sufren los embriones durante la criopreservación. Los embriones transferidos en fresco sufren las consecuencias negativas de estos contaminantes (alteraciones en el consumo de oxígeno y en la actividad mitocondrial) pero no les afecta a su viabilidad, pero, en cambio, ya no soportarían el estrés añadido que supone la crioconservacion, por lo que la influencia negativa de estos contaminantes solo tendría consecuencias clínicas en las criotransferencias..

Estos resultados van en contra del supuesto efecto de hormesis que tiene la vitrificación embrionaria, es decir, que el estrés que sufre el embrión durante la vitrificación es de un nivel bajo lo cual tiene un efecto positivo sobre la viabilidad embrionaria. Según esta teoría, niveles de estrés superiores sí serían deletéreos para el embrión.

2019-06-25T13:52:08+00:00 31/05/2019|Categorías: Ciencia e Innovación, Novedades|

Déjanos tu comentario