Primer nacido vivo usando ovocitos humanos reconstituídos tras transferencia del huso meiótico por DNA mitocondrial mutado causante del síndrome de Leigh

Candela Gallardo|Ginecóloga CEIFER Biobanco.

El primer recién nacido con la técnica de transferencia del huso meiótico (spindle nuclear transfer) también se conoce como el “bebé de los tres padres”. El niño ha sido concebido usando un ovocito “reconstituído”. Actualmente tiene 6 meses y no presenta complicaciones o anomalías evidentes.

El procedimiento ha sido llevado a cabo en el New Hope de Guadalajara, México, para evitar las restricciones norteamericanas sobre la manipulación mitocondrial. El director del equipo del New Hope de Nueva York (John Zhang, MD, PhD) y el embriólogo del New Hope de Nueva York (Hui Liu, MD, PhD) han presentado los resultados en colaboración con el director médico de la clínica en Guadalajara (Alejandro Chavez-Badiola MD).

Estos padres optaron por esta técnica tras el fallecimiento de dos hijos, a los 6 años y 8 meses, que habían heredado la mutación mitocondrial de la madre conocida como síndrome de Leigh, una enfermedad neurológica progresiva fatal. El porcentaje de mitocondrias con ADN mutante en la madre era suficientemente elevado para transmitir con alta probabilidad la mutación a la descendencia pero no suficiente como para que ella desarrollara los síntomas.

En la actualidad se consideran dos métodos principales para llevar a cabo el reemplazo mitocondrial. El primero de ellos, conocido como transferencia de pronúcleos, se fecundan en paralelo, un óvulo de la madre portadora de mutaciones en ADN mitocondrial y un óvulo de la donante con ADN mitocondrial normal, ambos con esperma del padre. Tras la fecundación, se forman los pronúcleos, uno con el material genético del ovocito y otro con el del espermatozoide. A continuación se eliminan los pronúcleos generados en el óvulo de la donante y se introducen los pronúcleos generados en el ovocito de la madre. De esta manera el ovocito de la donante se desarrollará con los pronúcleos del padre y de la madre.

Esta técnica, aparte de los errores técnicos que se pueden producir requiere de la generación y destrucción de dos embriones para obtener uno diferente, lo que suponía un conflicto para los padres, por lo que los investigadores usaron el método conocido como transferencia del huso meiótico.

Para realizar esta técnica el equipo del Dr Zhang seleccionó cinco ovocitos maternos que fueron morfológicamente aptos para el procedimiento. Los cinco fueron reconstituidos con éxito: Primero se extrajo el huso meiótico del ovocito materno y se transfirió a un ovocito donado al que se le había extraído el material hereditario nuclear, de forma que los óvulos resultantes tenían las mitocondrias sanas de la donante y el material nuclear de la madre. Posteriormente se fecundaron mediante ICSI los óvulos reconstituidos con el esperma del padre. Cuatro de los cinco fecundados evolucionó hasta blastocisto. Se realizó PGS de los embriones y sólo se obtuvo un embrión euploide (46XY). La tasa media de transmisión del ADN mitocondrial en el blastocisto euploide biopsiado fue del 5,1%.

Para prevenir la transmisión del síndrome a la descendencia futura, en el caso que el heteroplasmido producido tras la transferencia del nucleo conllevara un alto porcentaje de mitocondrias maternas, el equipo planeó transferir sólo embriones masculinos, porque las mitocondrias se heredan a través de la mujer.

El embrión fue implantado en la madre y dio lugar a una gestación sin complicaciones y parto de un niño sano en semana 37.

Se analizó la tasa de transmisión de ADN mitocondrial en varias muestras de tejido neonatal y se halló un porcentaje menor del 1,6%.

Esta “carga” de DNA mitocondrial es presumiblemente demasiado pequeña para causar ningún síntoma.

En teoría, el árbol familiar de este niño ya no portará esta enfermedad genética.

ENLACE: http://www.fertstert.org/article/S0015-0282(16)62670-5

Candela Gallardo
Ginecología en | | Artículos

2017-12-01T13:04:58+00:0010/12/2016|Categorías: Ciencia e Innovación, Novedades|

Déjanos tu comentario