Michelle Obama habla alto y claro sobre reproducción asistida

REDACCIÓN | RHA PROFESIONAL
20-11-2018

La publicación, el pasado día 13 de noviembre de las memorias de la ex-primera dama de la nación más poderosa del mundo, Michelle Obama (Becoming – Mi Historia), ha originado un significativo impulso en el proceso de desmitificación de la reproducción asistida en todo el mundo y, con mayor incidencia, en los 31 países en los que se ha lanzado el libro.

En estos momentos, Michelle Obama se ha convertido en una de las mujeres más inspiradoras, icónicas y cautivadoras de nuestra época. Como primera dama de los Estados Unidos de América, y primera afroamericana en desempeñar esa función, contribuyó a que la Casa Blanca alcanzara sus mayores cotas de apertura y pluralidad de la historia; se erigió en destacada defensora de las mujeres y las niñas en Estados Unidos y en el resto del mundo, introdujo cambios drásticos encaminados a promover una vida saludable y activa en las familias, y acompañó a su esposo cuando el país atravesaba algunos de los momentos más desgarradores de su historia.

En este libro, escrito en un tono íntimo y reflexivo, invita al lector a entrar en su mundo relatando las experiencias que han formado su carácter, desde su infancia hasta los años que vivió en la residencia más famosa del mundo, pasando por su etapa como alta directiva durante la que supo compaginar la maternidad con la vida profesional.

Michelle Obama

Haciendo gala de un nivel de honestidad a toda prueba, habla de cómo vivió su primer aborto involuntario como un gran fracaso personal hasta que descubrió, junto a su marido, que no sólo se trataba de algo común, normal en el proceso de ser madre, sino que supo incorporar la reproducción asistida como el factor clave para conseguir ser padres.

En su libro cuenta directamente y sin ambages cómo sus hijas Malia y Sasha que hoy cuentan con 20 y 17 años respectivamente, fueron concebidas gracias a técnicas de fecundación in vitro.

En este proceso tuvieron que recurrir a terapia de pareja para, entre otras cosas, comprender su situación y aceptar con normalidad lo que consideraban, como decíamos, un gran fracaso.

Hoy día, después de 20 años, no lo ve como un fracaso y narrando su experiencia desea contribuir a que nadie lo vea como tal. De hecho, en una entrevista emitida el pasado Domingo 11 de Noviembre en el programa Good Morning America de la cadena ABC, (ver entrevista) , manifestó la necesidad de que las mujeres jóvenes conozcan las limitaciones que la reserva ovárica representa a la edad en la que, como ella con 34 o 35 años, le llegó el momento de ser madre. Literalmente manifiesta que lo peor que las mujeres pueden hacerse es no compartir la verdad respecto a cómo funciona el cuerpo.

Todos sabemos lo difícil que es concienciar a la sociedad sobre la importancia de planificar la maternidad a través de la preservación de la fertilidad. Pero ese, como el de Michelle Obama, es nuestro gran reto. Poco a poco, día a día conseguir que cale, que la mujer comprenda que puede ser más dueña de su tiempo y consiga gestionar de manera eficaz un reloj biológico silencioso e inexpugnable.

2018-11-21T11:55:25+00:0020/11/2018|Categorías: Destacados, Sector|

Déjanos tu comentario