Maternidad subrogada en Ucrania: historia de un bloqueo

Maternidad subrogada en Ucrania: historia de un bloqueo

5 de Julio: el consulado de España en Ucrania ubicado en su capital, Kiev, paralizó todas las tramitaciones de inscripción de niños de padres españoles nacidos a través de maternidad subrogada en dicho país.

¿A qué razón obedeció esta paralización?

Al principio se especulaba con que la causa derivara de la promulgación de la nueva ley de protección de datos de la Unión Europea. El consulado comunicó a las familias que el nuevo reglamento impedía que las muestras de material genético tomadas en Ucrania viajaran a España y que, por ello, los trámites de inscripción de bebés estaban paralizados. Normalmente un funcionario del consulado tomaba muestras del bebé y del padre, que previamente había aportado sus espermatozoides, para enviarlas a España y confirmar la filiación. Este hecho permitía la inscripción de los niños en el registro civil del consulado sin vulnerar (o rodeando) el artículo 220 del código penal sobre alteración de paternidad, ni el artículo 10 de la Ley española que regula la reproducción humana asistida (14/2006).

Dadas las diferentes sentencias emitidas por el Tribunal Constitucional en los años 2014 y 2016 así como otra del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos que apoyan la obligatoriedad de los consulados a inscribir a los niños en las citadas circunstancias, el Ministerio de Exteriores negó que la causa fuese la descrita con anterioridad, aduciendo que la paralización respondía a la necesidad de investigar, tras algunas denuncias, cada caso con el objetivo de descartar posibles situaciones de explotación o mala praxis médica que pudiese afectar a las madres gestantes o incluso posibles casos de tráfico de menores. Hoy sabemos que el elemento detonador fue la orden de arresto domiciliario sobre Albert Totchilovski, propietario de la clínica Biotexcom que desarrolla el 70% de los procesos en Ucrania y aproximadamente el 25% de los procesos en el mundo. El arresto se produjo tras la confirmación de que en uno de los procesos de maternidad subrogada desarrollados en 2011 el bebé salió de Ucrania a Italia sin vínculo genético con los padres, lo cual origina un caso de tráfico de bebés. Actualmente la oficina del fiscal Ucraniano está investigando casos entre los años 2015 y 2018. A esto se añade otro posible delito de evasión fiscal que se encuentra igualmente en proceso de investigación.

El pasado 10 de Septiembre el Consulado de España en Kiev comenzó a registrar a los primeros bebés nacidos de gestación subrogada, siendo desde entonces más de 30 familias las que se encontraban en Kiev con sus hijos sin poder regresar a España al carecer los bebés de nacionalidad española y, por tanto, del consecuente pasaporte que les permitiese entrar en España.

Aunque la situación se ha desbloqueado, en la propia página del Consulado se recuerda la prohibición de la maternidad subrogada en España y se “desaconseja iniciar un proceso de este tipo por no tener cabida en el ordenamiento jurídico español”. De hecho la vicepresidenta de la comisión de Sanidad del Parlamento Ucraniano, Iryna Sysoenko ha iniciado una cruzada para eliminar el carácter comercial de la maternidad subrogada en Ucrania. En este sentido, ha presentado un proyecto de ley por el que propone prohibir la maternidad subrogada en Ucrania para ciudadanos extranjeros procedentes de países donde dicha práctica esté prohibida, así como otra serie de medidas para proteger los derechos de las donantes de óvulos, las gestantes y los propios bebés.

Desde RHA Profesional, consideramos que desde el momento en que es posible inscribir a niños en el registro civil oficializando la paternidad de su padre o padres por maternidad subrogada, solo queda regularlo para que dicha práctica se desarrolle siguiendo los adecuados protocolos éticos y de seguridad para las madres gestantes. Cuando esto sea posible en nuestro territorio, podremos contar con las mencionadas garantías que eviten prácticas poco éticas, abusivas o insalubres.

Sin embargo, tras las declaraciones a la Agencia EFE de la nueva Ministra de Sanidad, María Luisa Caracedo, horas después de tomar posesión de su cargo, donde equiparaba la gestación subrogada con el tráfico de órganos y de menores; vemos muy lejos la posibilidad de una legislación al respecto que regule esta práctica en España.

2018-10-02T10:32:00+00:0026/09/2018|Categorías: Destacados, Sector|

Déjanos tu comentario