Seguros de responsabilidad civil: ¿obligatorio para todos?


 

REDACCIÓN


21-11-2019

La contratación de un seguro de responsabilidad civil es obligatoria para ejercer cualquier actividad sanitaria privada. Tanto los profesionales, como las personas jurídicas, los centros, están obligados a estar cubiertos por un seguro. El seguro del profesional puede ser individual o colectivo y puede incluso estar incluido en el del propio seguro del centro.

Hay varios tipos de seguros de responsabilidad, pero los principales son la responsabilidad civil profesional y la de explotación. La diferencia radica en que el primero cubre, principalmente, los daños económicos derivados de errores, omisiones o negligencias en la ejecución de la actividad que desempeñan los profesionales sanitarios titulados en la entidad asegurada. Sin embargo, el segundo cubre los daños producidos por el personal no sanitario y los propios de la explotación, tales como la caída de un paciente por ejemplo.

SEF

Las coberturas ofrecidas por estas pólizas oscilan en su mayoría entre 600.000 y 1.200.000 euros, variando igualmente las cuotas a pagar en función de lo anterior y de la compañía aseguradora. Estos seguros incluyen, además, la defensa jurídica de sus asegurados que suele ser alrededor de 30.000 euros para las cantidades anteriores de ejemplo.

Es obligatorio por ley disponer de un seguro

La Ley 44/2003, de 21 de noviembre de ordenación de las profesiones sanitarias indica que los profesionales sanitarios que ejerzan en el ámbito de la asistencia sanitaria privada, así como las personas jurídicas o entidades de titularidad privada que presten cualquier clase de servicios sanitarios, vienen obligados a suscribir el oportuno seguro de responsabilidad, un aval u otra garantía financiera que cubra las indemnizaciones que se puedan derivar de un eventual daño a las personas causado con ocasión de la prestación de tal asistencia o servicios. Las comunidades autónomas, en el ámbito de sus respectivas competencias, son las encargadas de fijar las condiciones esenciales del aseguramiento, con la participación de los profesionales y del resto de los agentes del sector.

La Ley 2/2007, de 15 de marzo, de Sociedades Profesionales también obliga a que éstas tengan suscrito un seguro de responsabilidad civil.

En cuanto a los profesionales del sector público la situación es distinta y no es obligatorio la contratación de un seguro individual, ya que la responsabilidad de la respuesta es de la Administración. Sin embargo, la contratación del seguro de responsabilidad no es obligatorio para los Sistemas de Salud públicos, toda vez que el artículo 75 de la ley de Seguros que obligaba a la administración pública a disponer de ellos fue derogado en el año 2015.

Algunas condiciones que debemos conocer

Hay aspectos importantes de los seguros de responsabilidad civil profesional que debemos entender para poder valorar en qué grado de seguridad se encuentra cada profesional.

Normalmente, la cuantía asegurada es por año y por siniestro. Si un centro de reproducción contrata una póliza que le asegura 600.000 euros con un límite por siniestro de 300.000 euros y tiene dos siniestros en los cuales es condenado a pagar 400.000 y 500.000 euros, el seguro solo cubrirá 300.000 del primero y 300.000 del segundo. Si hubiera un tercero estaría completamente descubierto. Esto mismo ocurre cuando una sociedad científica o agrupación toma un seguro en función de unos abonados. Si un abonado agota todos los recursos en un siniestro, el resto quedará fuera de la cobertura. Como hemos mencionado anteriormente, estos seguros ofrecen también una cobertura de defensa jurídica,  y al igual que la cobertura general, se refiere a año y siniestro.

Otra cuestión importante es que el seguro de responsabilidad del centro no ofrece cobertura si las reclamaciones van dirigidas directamente contra los profesionales que trabajan en ese centro y no están recogidos en la cobertura de su póliza. Por eso es importante que el profesional se asegure su inclusión.

Tampoco se cubren los actos dolosos o derivados del incumplimiento voluntario de las normas, tanto legales como éticas. En función de la póliza contratada puede aquí estar incluidas o excluidas las responsabilidades derivadas del incumplimiento de la obligación de obtener el consentimiento informado.

Hay que recordar, además, que estos seguros cubren los daños a terceros, pero no las multas, penas o sanciones que recaigan sobre el propio asegurado.

Conclusiones

Desde RHA somos conscientes del revuelo formado en el sector de reproducción asistida en las últimas fechas, fundamentalmente en el colectivo de profesionales de laboratorio, en su mayoría licenciados en Biología. Como concepto legal todos los profesionales sanitarios deben estar cubiertos por un seguro de responsabilidad civil profesional personal, ya sea individual o colectivo.

Por último, el debate de la consideración del biólogo como profesional sanitario no procede en este aspecto, toda vez que las compañías aseguradoras hace tiempo que los incluyen dentro de las pólizas del seguro de responsabilidad profesional de los centros, habiendo  incluso ya compañías que lo ofrecen como seguros individuales.

2019-11-21T10:53:26+00:00 21/11/2019|Categorías: Destacados, Sector|

Déjanos tu comentario