La teoría sueca del amor

REDACCIÓN | RHA PROFESIONAL
17-01-2018

Con el presente artículo pretendemos haceros reflexionar sobre el desarrollo social que tiende hacia la individualidad y la reproducción humana. Para ello vamos a hablar de un concepto que probablemente conoceréis: La teoría sueca del amor.

Mujer gestante

En el invierno de 1972 un grupo de políticos suecos tuvieron una visión revolucionaria para el futuro:

Había llegado el momento de liberar a la mujer del hombre, liberar a los ancianos de sus hijos, liberar a los adolescentes de sus padres.

Una idea que potenciaba un nuevo concepto de INDEPENDENCIA para la LIBERTAD, una libertad que hiciese que la sociedad se mantuviese unida no bajo el yugo de la dependencia económica o social sino bajo la libertad de las relaciones interpersonales; de la verdadera voluntad libre de estar unidos.

Se escribió un manifiesto : “La familia del Futuro”.

Todo esto fue la consecuencia de un proceso de desarrollo y progresismo propio de uno de los países económica y socialmente más avanzados del mundo. Era lo que tocaba.

Lo que había sido hasta entonces una proceso lento, una inquietud por encima de una forma de vida, con el impulso político se fue acelerando. Un modelo de relaciones basado en la individualidad se convirtió en la rutina de un amplio sector de la sociedad. Autosuficiencia, control sin molestias, sin necesidad de negociación, sin tener que compartir más allá de lo que te apetece y con quien te apetece.

En este escenario la irrupción de Internet originó otro gran empuje al modelo. Relaciones sociales “on/off”, trabajo a distancia, compras sin necesidad de desplazamiento; una vida que no precisa ningún sacrificio o interacción física con los demás.

El mundo de la reproducción no permaneció ajeno a esta nueva ola; entonces se creó el mayor y más progresista banco de semen del mundo. Ese proceso de liberación potenció a un nivel sin precedentes la práctica de la inseminación artificial y en casa sin necesidad de crear una relación con un hombre.

Cuarenta años después de este manifiesto casi la mitad de las personas que nacieron en esa época viven en estructuras familiares diferentes a la tradicional (familias monoparentales o unipersonales) en Suecia, con diferencia, la tasa más alta del mundo.

Poner de relieve lo que sucede actualmente en Suecia es una forma de ver con mayor claridad lo que comienza a suceder en países del sur, del mediterráneo; en países como España. Y si queremos ver lo que vamos dejando atrás, curiosamente lo único que tenemos que hacer es mirar más al sur aún. En Centroáfrica la sociedad, la comunidad, es uno de los aspectos más importantes de la vida. Para las personas que viven en las zonas rurales, no se cuestiona el hecho de convivir con toda tu familia y miembros del clan. Al caer la noche toda la comunidad se reúne para cenar. Se comparte la comida y las experiencias del día. Ese momento de reunión coincide con el inicio del período de mayor vulnerabilidad, la noche. Si alguien no participa, se aparta y no se integra, es considerado una persona enferma y como tal es tratado. Cada mujer tiene una media de hijos superior a cuatro y el concepto de ser mujer se alcanza cuando tienes a tu primer hijo. No ser madre es vivido como una verdadera desgracia o maldición.

Os recomendamos una película de género distópico llamada Langosta (TheLobster – YorgosLanthimos) que metafóricamente plantea ambos extremos, la necesidad de encontrar pareja y reproducirse como algo socialmente obligatorio y el individualismo más exacerbado en el que el contacto humano es un símbolo de debilidad.

Desde RHA Profesional consideramos que en el término medio está la virtud, que mientras más independiente nos hace el tipo de vida en el que nos vamos sumergiendo, menos capaces somos de parar nuestro proceso de independencia vacío y aburrido y convertirlo en un proceso de interdependencia compartido y diverso.

Creemos que el ser humano está hecho para compartir y que no existe mayor ejemplo de generosidad que ser padres. Por eso consideramos que las personas que tenemos la suerte de trabajar en reproducción asistida debemos sentirnos orgullosos de ayudar a nuestros pacientes a ser más felices.

2018-01-24T13:25:49+00:0022/01/2018|Categorías: Destacados, Sector|

Déjanos tu comentario