La tasa de niños nacidos tras un ciclo de transferencia de blastocisto descongelado es más alta con blastocistos expandidos en día 5 que en día 6

LETICIA VELARDE | EMBRIOLOGÍA CEIFER Biobanco
20-06-2018

El éxito de una transferencia embrionaria depende tanto del endometrio, como de los embriones transferidos. Son varios los estudios que afirman que tras las transferencias de blastocistos frescos hay menores tasas de embarazo cuando se transfieren blastocistos expandidos en Día 6 que en Día 5, desconociéndose si esta reducción es debida a un factor embrionario o endometrial.

Embriones

Revista de procedencia: Human Reproduction | Enlace


INTRODUCCIÓN

Dado que en los ciclos de criotransferencia el factor endometrial es controlado por la utilización de terapia hormonal sustitutiva para la preparación endometrial, en este estudio los autores comparan las tasas de nacidos vivos y resultados neonatales después de criotransferencias de blastocistos expandidos crioconservados en D5 vs D6.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se analizaron 1347 criotransferencias de embrión únicoautólogos, generados después de una estimulación ovárica desde el año 2012 al 2015. La muestra de estudio se dividió en dos grupos según el día de expansión del blastocisto D5 (n=994) o D6 (n=353). Se compararon la tasa de embarazo clínico, tasa de nacido vivo, resultados obstétricos y neonatales. El análisis estadístico se llevó a cabo mediante un modelo de regresión logística multivariante.

Trabajo original

Human Reproduction, Vol.33, No.3 pp. 390–398, 2018

Lucile Ferreux, Mathilde Bourdon, Amira Sallem, Pietro Santulli, Virginie Barraud-Lange, Nathalie Le Foll, Chloé Maignien, Charles Chapron, Dominique de Ziegler, Jean-Philippe Wolf y Khaled Pocate-Cheriet.

Human Reproduction, Enlace

RESULTADOS

En todas las criotransferencias analizadas la preparación endometrial se realizó de la misma manera. El grosor endometrial en el primer día de progesterona fue similar en los dos grupos (8,9±1,8vs 8,9±1,8: P=0,856).

Los resultados de este trabajo demuestran que los blastocistos expandidos de D5 tienen una probabilidad más alta de dar lugar a una gestación evolutiva y nacido vivo tras criotransferencia que los blastocistos que tardaron más en expandirse, y lo hicieron y se vitrificaron en D6. Esta diferencia se mantiene ajustando por la calidad morfológica del blastocisto, de tal manera que cuando se tuvieron en cuenta solo blastocistos de buena calidad (31.0 versus 18,7%; P < 0.001) o solo de baja calidad (23.5 versus 13.4%; P = 0.033), siempre los de D5 dieron mayores tasas de nacido vivo.

Las variables que resultaron incluidas en el modelo de regresión logística múltiple pronóstico de recién nacido vivo fueron, de manera indirecta, la transferencia de embriones D6, la edad de la mujer en el ciclo de la vitrificación, y tener ciclos de FIV/ICSI previos fallidos. Y directamente, la calidad morfológica del blastocisto.

En resumen, los resultados indican que la calidad embrionaria del embrión está positivamente asociada con el éxito tras la criotransferencia, pero un blastocisto de D6 está asociado independientemente de la calidad, a una disminución en la tasa de nacido vivo tras criotransferencia comparado con uno expandido y vitrificado en D5.

CONCLUSIONES

Los autores de este trabajo concluyen que la disminución de nacidos vivos observadas en transferencias en fresco de blastocistos expandidos en D6 respecto a D5 se debe a la calidad embrionaria, más que a un factor endometrial.

Leticia Velarde
Embriología en | Artículos

2018-07-06T12:00:55+00:0020/06/2018|Categorías: Ciencia e Innovación, Novedades|

Déjanos tu comentario