Irene Cuevas: “en esta profesión hay que trabajar con pasión y mantener la mente abierta”

La directora de laboratorio de embriología del HG de Valencia nos cuenta su visión más personal de la Reproducción Asistida en España

REDACCIÓN | RHA PROFESIONAL
26-10-2018

Irene Cuevas es actualmente directora del laboratorio de embriología en el Hospital General de Valencia, un centro referente dentro del campo de la reproducción asistida. Recordamos que se convirtió en el primer hospital público en España en utilizar el sistema de incubación de embriones con tecnología ‘time-lapse’, al participar en un proyecto internacional pionero en la aplicación de alta tecnología en los laboratorios de embriología.

Cuevas, además, es vocal del comité permanente del grupo de interés de Embriología en ASEBIR y es una de las representantes españolas en el registro Europeo de técnicas de reproducción asistida, lo que le permite tener una visión clara e interesante sobre hacia dónde nos dirigimos en este campo de la medicina en España.

Irene Cuevas

Si analizamos la situación actual de la reproducción asistida en España ¿cree que debería producirse algún cambio en nuestro país en el ámbito normativo? Y si es así ¿qué cuestiones cree que deberían reformularse o adaptarse a la realidad en este campo de la medicina?

Una de las grandes problemáticas a la que nos enfrentamos en España, es la elevada tasa de gestaciones múltiples. La ley de reproducción asistida vigente permite la transferencia de hasta tres embriones. A pesar de que en este momento es complicada una modificación de este punto en la ley, quizá sí se debería incentivar o promover la transferencia embrionaria única y para ello es fundamental tanto la concienciación de profesionales y usuarios como el apoyo de las instituciones y sociedades científicas.

En otro sentido, y hablando de normativa en el ámbito sanitario, con la implementación progresiva del SIRHA, que ya comienza a ser una realidad, estamos comenzando a cumplir con todos los requisitos que se imponen tanto a nivel nacional como desde Europa en cuanto a la donación y su trazabilidad, biovigilancia, registro de centros y actividad en reproducción asistida.

“Debería promoverse la transferencia embrionaria única.  Para ello es fundamental la concienciación de profesionales y usuarios y el apoyo de instituciones y sociedades científicas”.

En los últimos tiempos se está hablando mucho de la difusión de noticias falsas o de informaciones erróneas en el ámbito de la medicina en general y también en el campo de la reproducción. Como miembro de la nueva Junta Directiva de la Sociedad Española de Fertilidad ¿qué papel cree que deben jugar las sociedades científicas en la lucha contra la desinformación?

Es un tema que nos preocupa especialmente, ya que vivimos en la era de la información, desinformación en muchos casos como bien dices, y nuestros pacientes pueden albergar falsas expectativas. Evidentemente, las sociedades científicas están comprometidas con la difusión de información veraz. El problema es que toda la información, contrastada o no, está a nuestra disposición. Creo que nuestra labor consiste en asegurar que la información llega desde las fuentes adecuadas y los consumidores quizá deberíamos ser reeducados en ese sentido para no creer todo lo que se publica. Es por ello que desde la Sociedad Española de Fertilidad, se fomenta la difusión de información tanto a pacientes como a profesionales de la reproducción asistida.

“La inmunología está aportando datos interesantísimos sobre la implantación “.

Pensemos en el futuro, ¿qué innovaciones tecnológicas considera más relevantes o que más están aportando o van a aportar dentro del sector de la reproducción asistida?

En reproducción asistida creo que hemos vivido dos de las revoluciones más importantes del sector: la ICSI y la vitrificación. La introducción de ambas técnicas supuso un cambio cualitativo en los laboratorios que permitieron mejorar las tasas de éxito de forma sustancial.

En la actualidad, estamos incorporando técnicas que, aunque aún no de forma consensuada o generalizada, parecen mejorar el éxito de los tratamientos. La introducción de la tecnología time-lapse en los laboratorios nos está mostrando muchos aspectos nuevos de la fisiología del embrión.

Por otro lado, la genética está empezando a convertirse en una parte imprescindible para las unidades de reproducción asistida, tanto para los estudios genéticos de los pacientes y donantes, test de compatibilidad preconcepcionales o test genéticos preimplantacionales. Del mismo modo, la inmunología está aportando datos interesantísimos sobre la implantación, o más bien sobre la no implantación, de los embriones. Puede que el futuro sea un abordaje más multidisciplinar de cada proyecto reproductivo.

¿Apuesta por la generalización del Freeze-all?

Apuesto por la generalización del freeze-all en los casos en los que haya indicación. No creo que a todas las pacientes sistemáticamente se les deba indicar. Por supuesto que para evitar el síndrome de hiperestimulación ovárica o cuando el endometrio no esté receptivo, bien por demostrada pre o post-receptividad en test de receptividad endometrial o porque ecográficamente veamos una desincronización o alguna patología como un pólipo, o cuando la progesterona esté elevada. Pero debemos tener presente que el freeze-all supone un incremento en el coste económico del ciclo, además del peso emocional que supone para nuestras pacientes el tener que retrasar la transferencia embrionaria. En todo caso, creo que debemos informar a las pacientes desde el inicio del tratamiento de la posibilidad del freeze-all y de sus beneficios en el caso de que surjan imprevistos durante el tratamiento. Sobra decir que en todo caso debemos disponer de un programa de vitrificación embrionaria optimizado.

¿Cree cercana la automatización del laboratorio de FIV?

En mi opinión, la automatización de los laboratorios ha comenzado, aunque todavía está por perfeccionar. En nuestro trabajo hay tanta variabilidad entre pacientes, así como en una misma cohorte ovocitaria o embrionaria, que dificulta la normalización de los procesos. La automatización resulta ventajosa para minimizar los errores dentro del laboratorio de FIV. Supongo que aún nos queda un tiempo, pero es un proceso que evolucionará y se acabará imponiendo.

Si pudiera darles un consejo a las nuevas generaciones de biólogos que están empezando a desarrollar su actividad en el campo de la medicina reproductiva ¿qué les diría?

Que trabajen con pasión y la mente abierta. Nuestra especialidad es todavía una ciencia joven en la que se han producido y se van a producir muchos cambios. Es fundamental mantener una actitud abierta a la incorporación de modificaciones en el laboratorio con el objetivo de ir mejorando. Nuestro trabajo es sacrificado, con guardias, festivos, con hora de entrada pero no de salida, pero, al mismo tiempo, creo que tenemos la suerte de poder dedicarnos a uno de los trabajos más gratificantes a nivel personal.

¿Cómo llegó hasta aquí? ¿cuándo y por qué decidió dedicarse a esto?

Desde que comencé a estudiar Ciencias Biológicas, ya me incliné por la rama sanitaria y soñaba con trabajar en un laboratorio. En aquel momento la reproducción asistida no era tan popular como hoy en día, pero me pareció muy interesante cursar una asignatura optativa llamada fisiología de la reproducción animal. Sé que ese fue el punto de inflexión y, a partir de entonces, empecé a buscar y a hacer cursos relacionados. Una vez acabada la carrera ya cursé un Máster. Y con el paso del tiempo, estoy cada vez más enamorada de mi trabajo; me siento realmente afortunada.

 

“Cada vez estoy más enamorada de mi trabajo y me siento realmente afortunada”.

Al margen de su labor profesional ¿qué otras cosas le gusta hacer para desconectar?

Pues tengo una hija de 8 años y un hijo de 6 años y es a ellos a quien dedico prácticamente todo mi tiempo libre. Disfruto muchísimo haciendo cosas con ellos y, por suerte, son unos todoterrenos. Lo pasamos genial cocinando juntos, cosiendo disfraces, muñequitos, con juegos de mesa, nos encanta viajar, salir con los amigos… en fin, que poco tiempo estamos quietos. Pasar tiempo con la familia y los amigos es lo que más me gusta. Cuando dispongo de algún rato de soledad, me encanta leer, aunque tengo que reconocer que desde que tuve a los nenes, ese momento se ha reducido a unas pocas páginas justo antes de dormir.

2018-11-07T10:11:01+00:0030/10/2018|Categorías: Destacados, Sector|

Un comentario

  1. Irene07/11/2018 en 12:19 - Responder

    Hola,

    Me ha encantado el artículo, pero he de deciros que falta un dato a mi entender fundamental en la Bio de Irene Cuevas: su actividad docente. Es una persona con una innata capacidad didáctica y generosa en compartir sus conocimientos (característica no tan frecuente cuando se trata de trabajos tan “artesanales” en cierta medida). Sólo hay que preguntar cuántos estudiantes han pasado por su laboratorio, y cuántos de ellos consideran que fue su mentora en la aplicación práctica de la Embriología…

    ¡Un 10 por su contribución a la formación de buenos profesionales y a su implicación en la divulgación de esta especialidad!

Déjanos tu comentario