Inseminación artificial profesional o casera… cuando el precio no es la diferencia

Redacción RHA Profesional.

El Ministerio de Sanidad, preocupado por la creciente oferta en internet de kits de inseminación casera y personajes ofreciendo semen e inseminación, ha publicado una nota informando sobre los riesgos que contempla una práctica que se realiza sin el adecuado asesoramiento o control médico.

Esta práctica se lleva a cabo en España gracias a un vacío legal, pero carece del apoyo de las sociedades científicas y de la protección legal propia de las técnicas de reproducción humana asistida.

¿En qué consiste?

A grandes rasgos en comprar un kit en una web con sede en un país extranjero y seguir los pasos que te marca. El kit trae, entre otras cosas, una muestra de semen de donante que probablemente proviene de un banco que no se ajusta a la legislación española y que, por tanto, carece de las garantías de calidad que, al menos en España, se le exigen a los bancos de gametos.

En España los bancos y centros de reproducción asistida tienen la obligación de garantizar que los donantes gozan de un buen estado de salud psíquica y física así como que cumplen las exigencias de un exhaustivo protocolo consistente en la realización de toda una serie de pruebas que permitan descartar que se transmitan enfermedades genéticas o infecciosas.  La mujer receptora que acude a un centro de reproducción asistida puede preguntar al equipo médico cuáles son los estudios realizados al donante, informarse de los riesgos sobre enfermedades no cubiertas e incluso ampliar el estudio de mutaciones para ajustar el perfil genético del donante y de la receptora, reduciendo más aún las probabilidades de nacimiento de un niño afecto de una enfermedad genética.

En nuestro país, la donación de gametos (óvulos o espermatozoides) es voluntaria, anónima y altruista. Es obligatorio garantizar la confidencialidad de los datos de identidad de los donantes y dicho anonimato está protegido por la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida. Además la elección de los donantes solo puede realizarse por el equipo médico que aplica la técnica y en ningún caso a petición de la receptora o de la pareja. El equipo médico es el que se encarga de que exista la mayor similitud posible entre el donante y la mujer receptora. Pero es muy importante que se mantenga el anonimato, pues de esa forma se consigue:

  • Que el vínculo entre padres y bebé sea lo más estrecho posible.
  • Que se potencie la donación de gametos.

Según el punto de vista del equipo de redacción de RHA Profesional, desde el momento en que una mujer necesita utilizar semen de donante, debería solicitar el asesoramiento médico para tener las máximas garantías, tanto legales como de seguridad clínica para supervisar un proceso de suma importancia para su vida.  Esto permite ofrecer una valoración profesional de la situación; aspecto clave para asegurar que la técnica es adecuada y cumple con las expectativas. Habitualmente se recomienda la realización de un tratamiento de inseminación artificial, pero para ello es preciso comprobar que su reserva ovárica es adecuada, ya que hay mujeres que cuando acuden a consulta su vida fértil se encuentra acortada. En esos casos la recomendación habitual suele ser emplear técnicas de fecundación in vitro para tener posibilidades reales de éxito. También es muy importante haber descartado contraindicaciones (hidrosalpinx, pólipos intrauterinos, etc.) y tener una analítica hormonal correcta, porque se valorará también mediante consejo preconcepcional su perfil endocrino. Esto puede mejorar las posibilidades de éxito y puede evitar algunos riesgos obstétricos durante el embarazo.

Además, el ginecólogo va a supervisar el ciclo de la mujer antes de la inseminación para asegurar que consigue la ovulación adecuada. Se programará la inseminación en las horas precisas en las que se está produciendo la ovulación y se colocará la muestra de semen, correctamente preparada por un equipo de embriólogos, en la cavidad uterina, y no en la vagina como ocurre en una inseminación casera.

Respecto a porcentajes de éxito, la Inseminación Artificial supera el 20 % frente al escaso 5 % que se consigue con inseminación casera.

Comprendemos que las personas que acuden a estas técnicas tan arriesgadas lo hagan pensando que se ahorrarán dinero, pero ¿cuánto se ahorran? Veamos, un kit de inseminación casera se sitúa entre los 500 y los 700 euros.

¿Cuánto cuesta un tratamiento de Inseminación Artificial profesional con semen de donante? Analizando los precios de diferentes centros de medicina reproductiva en España, encontramos precios que van desde 750 a 1200 euros.

Es más que evidente que existe una enorme diferencia entre los métodos caseros y profesionales en términos de seguridad clínica y porcentaje de éxito. Diferencia que no existe en términos de precio, es decir que los tratamientos caseros tiene un coste muy parecido a los profesionales. Este es un aspecto muy importante que debe ser comunicado y popularizado, pues estamos seguros de que la principal razón por la que miles de mujeres optan por la inseminación casera es el ahorro en costes.

Vivimos una revolución en el mundo de las telecomunicaciones. Toda la información está a nuestra disposición a golpe de clic, somos más independientes que nunca y queremos la máxima autonomía; pero en este caso debe tener el necesario límite que marca la correcta gestión de la salud, pues son asuntos que siempre debemos poner en manos de profesionales especializados.

Redaccion RHA Profesional
Artículos

2017-12-01T14:05:34+00:0001/11/2016|Categorías: Novedades, Sector|

Déjanos tu comentario