Creencias y sentimientos de los niños, a mediados de su infancia, hacia su donante y apego a sus madres solas.

ROCÍO FUENTES | ENFERMERÍA CEIFER BIOBANCO
21-04-2017

Ha habido un aumento en el número de mujeres solas que acceden a tratamientos de fertilidad con donación de gametos. Sin embargo, se tiene poca información de cómo los niños de estas familias piensan y sienten sobre los donantes de semen utilizados.  Algunos estudios han demostrado que las madres solas incorporan el donante desde el nacimiento de su hijo, mientras que otros han puesto de manifiesto una tendencia entre estas madres de posponer el compartir esta información, y cierta incertidumbre acerca de cómo hacerlo.

Revista de procedencia: Human Reproduction | Enlace


INTRODUCCIÓN

Mediante el uso de métodos cuantitativos y cualitativos, este estudio trata de investigar si el tipo de apego del hijo a la madre se asoció con las creencias y sentimientos hacia los donantes en niños pre-adolescentes de familias de madres solas.También es el primer estudio que ha investigado las narrativas sobre el donante contado por los niños pre-adolescentes de familias de madres solas.

RESULTADOS

Se obtuvo una tasa de participación del 72%. Las familias fueron visitadas previamente cuando los niños tenían un promedio de 5,7 años de edad. Se realizaron entrevistas con 19 niños de edades comprendidas entre los 7 y 13 años.

En general, 14 niños (74%) fueron capaces de explicar al menos algún aspecto de la concepción mediante donante. El resto eran incapaces o no estaban dispuestos a hacerlo. Las explicaciones variaban considerablemente, desde la descripción de la clínica de fertilidad o  el hospital, hasta los detalles sobre el proceso de la concepción:

  • “Me hicieron por un donante, eso es todo lo que sé. (Niña de 9 años de edad)”
  • “Para hacer un bebé se necesita el esperma de un hombre y un óvulo de una mujer y algún hombre muy amable ayudó a mi mamá y donó sus espermatozoides”. (Niña de 9 años de edad)
  • Doce niños (63%) recordaron  que le informasen sobre su concepción por donante, y 9 (48%) obtuvieron respuestas diversas a esta información: sentirse diferentes, confundidos, sorprendidos, neutros o positivos:
  • “Sólo recuerdo aceptarlo y seguir adelante. (Niña de 12 años de edad)”

De los siete niños restantes (37%)  no recordaban lo que habían  dicho.

Aproximadamente la mitad de los niños ( n = 10, 52%) informaron  que no pensaban en el donante. Seis niños (32%) dijeron que pensaban en él solo ocasionalmente, y tres (16%) informaron que pensaban en él.

Este estudio también investigó la relación entre las ideas de los niños sobre el donante y sus patrones de apego a sus madres. En mitad de la infancia, los niños con apego seguro  siguen percibiendo a sus cuidadores como fiables y que responden a sus necesidades. Los niños con mayores niveles de apego se encontraron que eran más propensos a tener una percepción positiva de los donantes, y los que tienen mayores niveles de apego evitativo-temeroso era más probable que tuvieran una percepción negativa.

Trabajo original

Children’s thoughts and feelings about their donor and security of attachment to their solo mothers in middle childhood. S. Zadeh*, C.M. Jones, T. Basi, and S. Golombok. Hum Reprod (2017) 32 (4): 868-875.
Human Reproduction, Enlace

CONCLUSIONES

Los resultados sugieren que, a mediados de la infancia, los hijos de madres solas, presentan grandes diferencias en sus creencias y sentimientos sobre el donante. Mientras que algunos niños lo perciben positivamente, otros son neutrales o negativos en sus evaluaciones. Algunos niños no parecen tener pensamientos  o preguntas para el donante, otros parecen tener curiosidad por él.

Los hallazgos sugieren que las creencias y sentimientos de los niños concebidos por donantes sobre éste pueden ser mejor investigadas teniendo en cuenta aspectos familiares. En resumen, el estudio pone de relieve la importancia de situar las ideas de los niños sobre el donante dentro del contexto familiar.

Aunque es probable que el  efecto psicológico sea menor que en un caso de adopción, ya que no hay un rechazo o una pérdida de los progenitores, sino que viene de la generosidad de un donante, se recomienda que los profesionales que están en contacto con las familias que acuden a donación, sean capaces de aconsejar acerca de sí y de cómo decir a los niños su procedencia.

Rocío Fuentes
Enfermería y cuidados en | | Artículos

2017-12-01T12:38:58+00:0021/04/2017|Categorías: Ciencia e Innovación|

Déjanos tu comentario