ARTICULO 9 A JUICIO

REDACCIÓN | RHA PROFESIONAL
23-03-2017

Gracias a la información publicada en varios medios de comunicación, hemos conocido el caso en el que  “La Fiscalía paraliza la fecundación de una mujer con esperma de su marido fallecido hacía más de un año, a pesar de que previamente esto había sido autorizado por el Juzgado de  primera instancia 41 de Barcelona”

Artículo 9. Ley 14/2016. Premoriencia del marido.

2. (…) el marido podrá prestar su consentimiento, (…) en testamento o documento de instrucciones previas, para que su material reproductor pueda ser utilizado en los 12 meses siguientes a su fallecimiento para fecundar a su mujer. Tal generación producirá los efectos legales que se derivan de la filiación matrimonial. El consentimiento para la aplicación de las técnicas en dichas circunstancias podrá ser revocado en cualquier momento anterior a la realización de aquéllas.

Se presume otorgado el consentimiento a que se refiere el párrafo anterior cuando el cónyuge supérstite hubiera estado sometido a un proceso de reproducción asistida ya iniciado para la transferencia de preembriones constituidos con anterioridad al fallecimiento del marido.

¿Cual es la historia clínica de este caso?

La historia clínica de este caso es el de una mujer que desea hacer uso del semen crioconservado de su marido fallecido. El marido había prestado consentimiento según establece la ley. Sin embargo esto se complica al encontramos con dos periodos o fases bien diferenciadas.

Una primera en la cual la mujer desea hacer uso del semen crioconservado a los seis meses del fallecimiento. Por ello un centro de reproducción comienza los tratamientos para ello. Tras tres intentos no se obtiene el deseado embarazo.

Un segundo periodo que se produce transcurridos más de doce meses del fallecimiento. Ante el deseo de iniciar nuevo tratamiento se pide autorización al Juzgado de primera instancia 41 de Barcelona. El juzgado autorizó el tratamiento, sin embargo la fiscalía ha recurrido la resolución, paralizando por ahora el tratamiento.

Distinta interpretación para un mismo enunciado

A falta de datos, lo que se plantea es el sentido que tiene el límite temporal que establece el artículo 9 de la Ley 14/2006, sobre técnicas de Reproducción Humana Asistida.

Dicho artículo tiene por título Premoriencia del marido, y recoge la posibilidad de que la mujer casada pueda utilizar el material reproductivo de su marido una vez éste haya fallecido. Además deja claro que ese material reproductivo puede “ser utilizado en los 12 meses siguientes a su fallecimiento para fecundar a su mujer”.

En este caso es paradójico, pues todos los requisitos de consentimiento exigidos por el artículo 9 se daban en un principio.  El comienzo de los tratamientos se iniciaron dentro del plazo legal, llegándose a realizar tres ciclos de Fecundación in vitro fruto de los cuales no se llegó a conseguir el embarazo deseado.

El problema sobreviene tras el deseo de iniciar un nuevo tratamiento, esta vez ya fuera del plazo de los 12 meses reglamentarios. El centro de reproducción solicitó la aprobación de un juez para llevarlo a cabo. En concreto el Juzgado de primera instancia 41 de Barcelona autorizó la realización del tratamiento bajo el criterio de que el proceso reproductivo se inició en plazo. Es decir, consideraba este tratamiento solicitado dentro de un proceso completo, no como un tratamiento independiente.

La noticia ha saltado a la luz pública cuando la Fiscalía ha recurrido dicha sentencia paralizando de esta forma el último tratamiento. Dicha parálisis puede dilatarse más de un año hasta obtener nueva resolución.

Sonia Álvarez, abogada de la demandante, ha explicado a la emisora RAC1 que “la Fiscal dice que el permiso del marido era válido y correcto, pero plantea que si estuviera vivo ahora la relación no sería la misma”. “Viene a insinuar que si estuviera vivo podría haberse divorciado o no quisiera tener hijos. Hace una serie de elucubraciones que entendemos que no son jurídicas.  Si esto fuera así, los testamentos no serían nunca válidos”.

Desde RHA Profesional no cabemos en nuestro asombro. ¿De verdad que la fiscalía cree que la voluntad de un fallecido puede cambiar con el tiempo?. Este asunto es verdaderamente interesante pues estamos ansiosos de conocer en profundidad los argumentos esgrimidos en este sentido por la fiscalía.

Con esta rocambolesca noticia asistimos a un nuevo debate en torno a la reproducción asistida, el uso del material reproductivo del marido fallecido y su horizonte temporal.

Redacción RHA Profesional
| Artículos

2017-12-01T13:47:00+00:0023/03/2017|Categorías: Novedades, Sector|

Déjanos tu comentario