¿Analizar o no analizar? Un marco de referencia para aconsejar a los pacientes sobre los test genéticos preimplantacionales de aneuploidias (PGT-A)


 

LETICIA VELARDE | EMBRIOLOGÍA YES! Reproducción


02-07-2019

INTRODUCCIÓN

El cribado de aneuploidías (PGT-A) en los embriones mejora la tasa de embarazo por transferencia, reduciendo el número de transferencias para conseguir un embarazo. Esto ha llevado a su implantación en muchos centros de Reproducción Asistida. Sin embargo, existe cierta controversia en su empleo generalizado, ya que no hay suficientes ensayos clínicos prospectivos aleatorizados que demuestren y ratifiquen su utilidad en todos los pacientes. Actualmente, existe un gran interés en saber si hay un grupo de pacientes concreto que realmente se va a beneficiar de esta práctica.

El objetivo de este trabajo es evaluar la utilidad clínica del PGT-A en el primer ciclo de reproducción asistida.

embrion

Revista de procedencia: Human Reproduction | Enlace


MATERIAL Y MÉTODOS

Estudio retrospectivo de cohortes apareadas por edad, número de punciones y número de ovocitos obtenidos. Se analizaron un total de 600 pacientes, 300 pacientes con intención de PGT-A en el primer ciclo y 300 pacientes controles que no realizaron PGT-A. Se analizaron las diferencias significativas entre la tasa de nacido vivo (LB) por transferencia y la tasa de nacido vivo acumulada (CLB) por ciclo.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los resultados evidenciaron que en pacientes vs 69,1%, P<0.001). Este hecho se explica porque en el 11% de los ciclos con intención de PGT-A no se logra biopsiar un embrión y en el 9% de los ciclos con embriones biopsiados no se obtiene ningún embrión euploide. Lo que hace que se realicen muchas menos transferencias en el grupo de PGT-A, y por tanto a igualdad de LB por transferencia, la CLB por ciclo sea menor en ese grupo. El cancelar transferencias por no obtener embriones euploides puede conllevar a desaprovechar una probabilidad de éxito pequeña, pero no despreciable, que se hubiera tenido transfiriendo esos embriones. Esta cancelación obliga a una nueva estimulación de la ovulación, lo cual es más invasiva y costosa, y conlleva más riesgo para los pacientes, que las transferencias en sí.

Tras PGT-A en pacientes ≥ 38 años la LB por transferencia fue el doble que en el grupo control (62,1% vs 31,7 %, P< 0.001) y se redujo el número de transferencias necesarias para obtener un nacido vivo. Este hallazgo es congruente con las numerosas publicaciones que relacionan un aumento de las aneuploidías en embriones de edad avanzada. Sin embargo, en estas pacientes que se transfieren embriones euploides la CLB por ciclo no fue diferente de la del grupo control (37,8% vs 37,3%). La reducción del número de transferencias reduce los costes y el estrés de los pacientes al evitar transferencias fallidas, lo que puede repercutir en una disminución de la tasa de abandonos de los tratamientos. Pero visto desde la perspectiva de CLB por ciclo el PGT-A no tiene ninguna utilidad clínica en este grupo de pacientes ≥ 38 años.

Hay otros dos resultados que creemos merece la pena comentar. En primer lugar, en pacientes <38 años que no logran embarazo evolutivo en su primer ciclo sí se ven beneficiadas por el PGT-A en el segundo ciclo. Siendo la tasa de embriones euploides en este caso menor que la observada en ese mismo grupo de pacientes en el primer ciclo. Esto sugiere que el fracaso del primer ciclo podría haberse debido a una mayor tasa de aneuploidías embrionarias en este grupo de pacientes. Y en segundo lugar, no se observó una disminución de la tasa de abortos con el uso del PGT-A, siendo la tasa acumulada de abortos en el grupo de PGT-A y control del 9,4% y 9,2% respectivamente. Otros estudios han encontrado resultados similares, demostrando que la transferencia de embriones euploides no elimina el aborto, pues este no solo depende de la composición cromosómica embrionaria.

Trabajo original

“To test or not to test? A framework for counselling patients on preimplantation genetic testing for aneuploidy (PGT-A).”

Human Reproduction, Vol.34, No.2 pp. 268–275, 2019

Lauren A. Murphy, Emily A. Seidler, Denis A. Vaughan, Nina Resetkova, Alan S. Penzias, Thomas L. Toth, Kim L. Thornton, and Denny Sakkas.

Human Reproduction, Enlace

CONCLUSIÓN

Los resultados indican que PGT-A podría ser perjudicial en el primer ciclo de pacientes menores de 38 años. Y que en pacientes ≥ 38 años lo único que facilita es reducir el número de transferencias para obtener una gestación, ya que la CLB por ciclo es igual si se utiliza o no PGT-A. Este trabajo podría ayudar a los clínicos a explicar a sus pacientes los beneficios y limites del PGT-A en función de la edad y/o numero de ciclo de los pacientes.

Leticia Velarde
Embriología en | Artículos

2019-07-03T12:05:46+00:00 02/07/2019|Categorías: Ciencia e Innovación, Novedades|

Déjanos tu comentario